El BAR (1×02): Pablo Baena, la criptonita del populismo y los extremos

Segunda visita en el BAR (Boletín de Actualidad Riojana) de NueveCuatroUno. Tras la charla con la líder de Izquierda Unida (IU) en La Rioja, Henar Moreno, nos sentamos en nuestra particular barra con el líder de Ciudadanos, Pablo Baena. Recibimos al portavoz de la formación naranja en el Parlamento desde 2019, quien llega casi casi recién aterrizado de Marsella para hacer una de sus confesiones más personales.

«A mi bisabuelo le dieron el paseíllo en el 36. Esto no suelo contarlo porque fue algo muy doloroso en su momento para mi familia. Mi abuelo perdonó, mi padre perdonó, mis hermanos, mis primos y yo también perdonamos». Baena hace esta confesión un año después de uno de los momentos más tensos de la legislatura en el Parlamento. Ocurrió en febrero de 2021. La diputada y consejera de Podemos, Raquel Romero, acusó entonces al propio líder naranja de ser alguien que «le daría un paseíllo como en el 36».

«Creo que en el momento político en el que estamos hay quienes defendemos que en nuestro país somos hijos de la Constitución y la democracia y hay quienes defienden que eso no tiene que ser de esa manera», añade Baena, quien señala que Romero actúa de esa manera porque es «una radical de extrema izquierda» y no entiende la política sino desde la confrontación. «Desde el conmigo o contra mí».

Por ese motivo, explica el dirigente de Ciudadanos, no puede aceptar «la España de trincheras y bandos» que «intentan construir de nuevo». En definitiva, añade, «lo que quieren es acabar con el candado del 78, el Régimen de la Constitución y esa serie de barbaridades que dicen. La Transición no fue perfecta, pero fue el mayor ejercicio de generosidad y reencuentro entre españoles».

Pasado y futuro

La pasada legislatura, Ciudadanos tenía las llaves del Gobierno de La Rioja. En esta, el pacto del PSOE con IU y Podemos les ha dejado fuera de juego. Sin embargo, Baena reconoce en el BAR que su formación sí abrió la posibilidad en 2019 de sentarse en una mesa con los dirigentes socialistas.

«Para empezar a hablar sobre programa y para ver si había puntos de entendimiento. El PSOE lo rechazó desde el minuto uno porque tenía órdenes desde Moncloa de que con Ciudadanos absolutamente nada. Pedro Sánchez necesitaba gobernar Podemos, IU y todos los nacionalistas. Puso La Rioja al servicio de sus intereses», recuerda.

Sobre los líos internos de Ciudadanos (una gestora dirige el partido en la región desde enero, dos concejales en Logroño se han marchado del partido y otro fue suspendido tres meses de militancia), Baena apunta que «los asuntos internos de los partidos son aburridos», aunque el entrevistador discrepe porque son bastante divertidos, sobre todo para la prensa. «Al ciudadano de a pie lo que le importa es si pedimos que se refuerce la Atención Primaria, la libertad de elección en los colegios, construir accesos a la AP-68 o bajar impuestos», defiende.

«En todas las organizaciones y las familias hay problemas en algún momento. Lo que hay que hacer es solucionarlos y mirar hacia delante», concluye, llevándonos a las dos últimas y evidentes pregunta, que no serán respondidas. ¿Perspectivas electorales? ¿Se presentará Pablo Baena? «Las elecciones son en mayo de 2023. No me quiero ir por la tangente, pero queda mucho tiempo. Debemos seguir trabajando por todo aquello en lo que nos comprometimos a la hora de presentar nuestra candidatura».